Cómo conservar el Jamón Ibérico en verano

  • Cómo conservar el Jamón Ibérico en verano
¿Eres de los que evitan comprar un Jamón Ibérico en verano por si al tardar en consumirlo pierde sus magníficas propiedades? Pues es hora de que te quites esa idea de la cabeza. Los profesionales del sector aseguran que manteniendo una correcta conservación, las altas temperaturas no deben alterarlo lo más mínimo. Si lo que tienes es un jamón entero, lo ideal es guardarlo en un armario o despensa; un lugar seco y fresco resguardado de la luz del sol, preferiblemente colgado, y a una temperatura ambiente entre 22 y 25 grados. Una vez abierto, para evitar que se seque, se recomienda cubrir el corte con la capa de grasa exterior que hemos quitado en la primera parte del corte, utilizando la misma como una segunda piel. Una vez hecho esto, lo recubriremos con papel film transparente o con un paño que no suelte pelusa. De esta forma evitaremos el contacto con la luz y el aire, y nos aseguramos de que el jamón se mantenga hidratado y en perfectas condiciones, manteniendo sus características organolépticas. Si por el contrario, lo que necesitas conservar es jamón ibérico loncheado, que hayas comprado ya así o que te haya sobrado al cortar una ración, lo mejor es conservarlo en el frigorífico, a unos 5 grados, debidamente sellado al vacío o protegido con film transparente para que no le dé el aire. En este caso, hay que tener la precaución de sacarlo de la nevera un rato antes de su consumo, para que a la hora de degustarlo esté a temperatura ambiente y podamos disfrutar al máximo sus propiedades. Como ves, no es difícil conservar este manjar durante los meses de más calor, así que ¿a qué esperas? ¡Date un capricho y compra jamón ibérico también en verano!

COMMENTS

No customer comments for the moment.

Add a comment