Ciencia de la Nutrición y Jamón Ibérico: Otros nutrientes

  • Ciencia de la Nutrición y Jamón Ibérico: Otros nutrientes

Las proteínas que contiene la carne de cerdo son equilibradas y tienen un gran valor biológico; por lo que se parecen bastante a las proteínas del cuerpo humano, las cuales, al contener todos los aminoácidos esenciales, tenemos que renovar continuamente. Por otro lado, no es una carne rica en hidratos, y los que contiene están en forma de glucógeno.

Como hemos comentado en ocasiones anteriores, la grasa de este tipo de carne es rica en antioxidantes, los cuales ayudan a evitar o retrasar el enranciamiento de la misma.

Incorporando antioxidantes en nuestra dieta ayudamos a proteger nuestro organismo de la oxidación y evitamos las consecuencias y efectos de los radicales libres, como el envejecimiento, las enfermedades vasculares o el cánces.

Además, el jamón ibérico es una gran fuente de vitaminas del grupo B, sobre todo de tiamina. Aporta también riboflavina, niacina y vitaminas B6 y B12, y vitaminas liposaludables (A, D y E).

En cuanto a los minerales, la carne de cerdo contiene hierro, fósforo, potasio, sodio, magnesio y calcio; y elementos traza comocinc, cobre o manganeso.

 

Con todo esto, el ser humano necesita un aporte moderado de grasa en la dieta debido a las importantes funciones que tiene. La grasa es responsable de algunas cualidades organolépticas muy positivas, mejorando el sabor y la textura de los alimentos.

Aunque tampoco debemos olvidar los riesgos que acarrea el consumo excesivo de grasa, ya que como vimos, nos aportará energía en exceso, y consecuencias negativas como el sobrepeso y la obesidad.

La calidad de la grasa del jamón ibérico es muy notable, ya que al ser alimentado con bellotas tiene una mayor proporción de ácidos grasos monoinsaturados, sobre todo ácido oleico, y aporta proteínas de gran calidad biológica.