Ciencia de la Nutrición y Jamón Ibérico: ¿Qué ingerimos con la carne de cerdo?

  • Ciencia de la Nutrición y Jamón Ibérico: ¿Qué ingerimos con la carne de cerdo?

La carne de cerdo se compone mayoritariamente de músculo, el cual contiene agua, sales minerales, vitaminas, proteínas, algunos hidratos de carbono, lípidos o grasas, tejido conjuntivo y tendones.

Con todo esto, la composición final de la carne de cerdo depende de muchos factores como son la raza, la edad, el sexo, el hábitat, la alimentación y la preparación de la misma.

La grasa contenida en la carne de cerdo puede ser de dos tipos:

- La grasa invisible: se trata de la grasa que está en el músculo, y que no somos capaces de apreciar a simple vista. Esta grasa es dificil de eliminar al comer.

- La grasa visible: Se trata del llamado gordo o tocino. Se encuentra por la parte ecterior y es fácil de eliminar  a la hora de comer.

 

Además, cualquier carne, por magra que parezca, siempre contiene grasa en mayor o menor medida; algo muy importante pensando que el aroma y sabor de la carne de cerdo y sus productos elaborados a partir de ella (jamón, chorizo...) se lo confiere en mayor medida la presencia de grasa y el tipo de la misma.

Es en esta grasa en la que también residen otras cualidades como la bondad del jamón de cerdo ibérico; una raza que se caracteriza por el alto nivel de grasa infiltrada en el músculo del animal, lo que nos obliga a ingerir dicha grasa, proporcionando al producto  un olor y sabor únicos.